Seguidores

Mostrando entradas con la etiqueta Reflexión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reflexión. Mostrar todas las entradas

sábado, 12 de octubre de 2019

EL INCESANTE GRITO




(imagen de mi autoría)


¿Cómo alejar el ruido ensordecedor del miedo, de la angustia? ¿Cómo atrapar esos rayos de luz que dan energía, que provocan chispa?¡Cuánto deseo poder manejar la ira y la rabia generadas por algo que no provoco! 

En este espinoso camino por la vida, en este asumir la responsabilidad de cualquier decisión o actuación realizada, son demasiadas mis paradas, ausente de cuanto en ella acontece.
Pierdo el rumbo, la orientación, la fuerza, el deseo, hasta el pensar; me domina una fuerza incontrolable destructiva hacia mí misma. Siento estar en un laberinto sin sentido, que no lleva a nada.

Y aun así, levanto la cabeza, miro al frente y continúo. Estoy en el presente.
Caminar, caminar, continuar. No perder el rumbo del motivo por el que inicié este viaje, este asumir la responsabilidad.
Son muchas las circunstancias ajenas a mi voluntad que no soy capaz de gestionar, que me provocan desespero.

Grito al viento, a la noche, al cielo, al infinito. Grito desde el más interno fondo de mi ser, como algo que desde allá quisiera salir. Me grito y mi interior no sonríe, se asusta de esa voz que le desarma, que le provoca caos, que se asusta del instante presente y se paraliza.

Y asumiendo responsabilidad grita a ese ser que no cese en el intento. Que no hay peor herida que curar que la rebeldía a continuar. Que ya hubo demasiadas etapas de la vida cuyas heridas ya no tienen cura, pues aquellos momentos que se pierden y no se viven, no tienen vuelta atrás.

Ahora asumiendo responsabilidad tiembla, sí, es como un terremoto en el que existen movimientos intensos; y que existe un inmenso desorden, caos, miedo; y que es posible esperar, quedarse quieta; pero todo temblor acaba. Y hay que actuar tras él. De nada sirve esperar y esperar, lamentarse y no hacer nada. Poder se puede. Es fácil quejarse y nada hacer; pero las consecuencias son nefastas. 

Duele y enfurece sentir que la vida es una constante rebeldía que hay que lidiar. Y el miedo paraliza. Y la tristeza y el dolor no ayudan sino a meterse en un bucle del cual no salir.

Y es muy difícil salir del círculo vicioso, cuando se aleja la esperanza, el desorden, la inapetencia y sobre todo el deseo. Y no existe mayor mal que estancarse y más aún desear no vivir.

Y he gritado al deseo, le he clamado, le he rogado que me acompañe, que me acaricie, que me roce. Y he imaginado cómo sería una vida en el bienestar, en la serenidad.
La imagino y posiblemente la sueño; pero tras esa imaginación o sueño, la realidad vuelve a golpearme.


Rosa Mª Villalta Ballester





jueves, 26 de septiembre de 2019

BLOQUEO







Cuando ahoga el silencio,
cuando grita la oscuridad;
cuando calla la esperanza
y conecta la incertidumbre,
cuando inunda la tristeza,
persiste clara inseguridad,
aparece agobiante miedo
y abraza la angustia vital,
difícil salida del laberinto
con la soledad compañera,
sin conocer amor ni pasión
rozando espinas de dolor.
Sin llegar a ningún sitio,
sin hallar camino alguno,
con tomentas, sin calma,
ya con la batalla vencida,
desinterés por nuevo día.

Rosa Mª Villalta Ballester.

domingo, 15 de septiembre de 2019

CUANDO GRITA EL SILENCIO








Ahora en el otoño de la vida,
tras primaveras ignoradas,
sin haber deseado el amor
sin haber sentido atracción
ni haber estado en sintonía,
con el corazón solo y vacío,
una linea continua de vida,
es cuando grita el silencio.

Aquellos años que pasaron
sin deseo ni pasión llegados
sin ese fuego que encendía
sentir dos cuerpos pegados;
sin esa sensualidad vivida
del amor que abre sus alas,
es cuando grita el silencio.

Cuando grita el silencio
se enciende aquel pasado
que línea continua dibujó;
y con curvas y pendientes
hace así hablar al corazón
que, con mirada otoñal,
llora al sentir ahora deseo.

Y cuando grita el silencio
hace a la pasión resurgir
y, aun en el otoño de la vida,
amor y sensualidad su latir.

Rosa Mª Villalta Ballester


viernes, 13 de septiembre de 2019

CONJUNCION





Línea contínua que el tiempo no detiene;
círculo vicioso del que no se puede salir;
triángulo equilátero que no se rompe
y esos problemas que solo se saben leer.
Quizás un libro con página en blanco,
espere ser escrito con prosa de interés;
o por versos de un amor inexistente,
o de reflexiones que ayuda proporcionen.
O el árbol cuyas fuertes raíces mantienen,
o el paisaje de un monte donde perderse
o el horizonte que en el mar puede verse.
Cielo infinito cuya luna y sol conviven
allá donde se mira más allá de las nubes,
planeta donde la humanidad derrumba
conjunto que acompaña a toda una vida.



Rosa Mª Villalta Ballester

domingo, 8 de septiembre de 2019

A LA NOSTALGIA






A esa nostalgia que acompaña,
nada hay que haga volver a lo que tanto nos haya podido gustar, a aquellos momentos tan intensos y buenos que ya se quedaron atrás.

Nostalgia, tienes el poder de estar en el presente siendo del pasado y arrastrar nuestro sentir soñado aquello que ya no tiene vuelta atrás. 
Comprendo que sigas en el presente; pero no es útil acompañarte, fijarnos en ti; es triste y delicado. Hay personas que ya no están; momentos inolvidables que no pueden volver a pasar; nosotr@s, ya no podemos ser aquell@s que fuimos.
En cierto sentido, es bueno tenerte; es reconfortante saber que hubo ese momento tan placentero y tan oportuno. También es ayuda para cerrar aquello que no fue nada satisfactorio ni beneficioso.

No sé nostalgia: si estás es por algo y para algo. El recuerdo de algo que se añora y no puede ya volver a darse es una situación desagradable que produce tristeza y melancolía; y el de aquello que se vivió de una manera inadecuada o nada buena produce una sensación de liberación o agrado al saberse del pasado.

Por eso, nostalgia, quiero despedirme de ti a sabiendas que no es una despedida definitiva puesto que tú puedes volver.
Aun así, sí deseo despedirme de todo aquello que ya no puede volver a mí y que me hace sufrir de una u otra manera.

Deseo estar en el presente y solo en este presente. Y aprovecharlo sin prestar mucha atención a lo que ya no está y no puede ser. Así que, nostalgia, desearía te quedaras en ese pasado que ya no es posible volver a vivir.

Rosa Mª Villalta Ballester

miércoles, 28 de agosto de 2019

AUNQUE NO LO ADMITÍA



(imagen de mi autoría: jardines de Peterhof San Petersburgo)

Y aunque no quería, he vuelto a pasar un nuevo verano. Y aunque no lo planeé, he estado visitando un lugar lejano a donde me hallo.
Y es así como van pasando las estaciones, los años, los momentos.
Es así cómo se siente angustia, alegría, tristeza, calor humano o rechazo. Y quizás haya oportunidades para aprovechar que no realizamos por estar inmersos en un pensar, en un esperar a que algo cambie sin saber concretamente qué y sin hacer nada.

Y así van pasando los años, las circunstancias, los temores, las dichas y las penas. Y vuelta de nuevo a otro septiembre donde se comienza otro nuevo ciclo, ya sea curso escolar, trabajo, relación, ...
Vivimos tan inmersos en la rutina que no nos damos la oportunidad de hacer algo diferente que nos permita una percepción, un sentir, un pensar diferente hasta ahora. 

Y así, estoy de nuevo angustiada ante el inicio de un nuevo curso, como cada año, como tras cada período vacacional. Y de nuevo, como si de un colegial se tratara, siento la angustia y el desespero ante la entrada a un nuevo lugar de trabajo. Y, de nuevo, angustia de sentirme incapaz, de tener que relacionarme con personas, de pasar de un larga temporada estival a la obligación de tener que cumplir y presentar cosas en un determinado momento.

Y aunque no quería, he cumplido un año más simplemente pasando, existiendo, admitiendo, asumiendo. 

Y aunque no lo admitía, reconozco que el verdadero problema, el fondo de todo no es la rutina, ni la vuelta a ella. Es algo mucho más profundo y nuclear como la inseguridad, el miedo, la desconfianza, esos pilares, que si ceden y no existen,  hacen la vida del ser humano un verdadero infierno.

Aunque no lo admitía, me equivoqué con el paso de tiempo; ahora admito mi error para no pasar en vano el tiempo.


Rosa Mª Villalta Ballester

CARTA A LA EDAD




(imagen de mi autoría)


A ti, edad, me dirijo,
tú que cuanto más grande, se supone más sabiduría.
¡Alegría de nacer, de despertar una nueva vida! Entonces, nada se siente; o, al menos, no se recuerda. O, tal vez, intercede más adelante.
¡Dichosa buena niñez que goza de aquello que proporciona bienestar! ¡Ay de la infancia en que la desgracia acompaña! 
Tras la niñez, una adolescencia puede que aprovechada o no, vivida o no al máximo, pues etapa que pasa rápido, aunque parezca que la adolescencia se tiene siempre.
Y esa juventud en la que se prueba, se experimenta, se asientan los valores de lo que pasará a ese ser adulto, etapa más calmada, sosegada, donde se experimenta, se vive de una manera muy diferente a las anteriores.
Y esa vejez que puede ser agradable o no, según las circunstancias.

Edades diferentes, circunstancias que marcan decisiones, sentires, pensares.

Edades deseosas, deseadas, rechazadas, ignoradas. Edad inolvidable, que marca una etapa; que se ignora, se olvida, por dejar una marca de dolor, de angustia, de temor. 

Edad que no puede ignorarse, que ha de admitirse, asumirse, conocerse. Que se abre paso.

A ti, edad, te dedico esta carta porque no se te puede cambiar.

Rosa Mª Villalta Ballester

domingo, 25 de agosto de 2019

ME QUEDA


(imagen de mi autoría)

Me queda dejar de esperar
aprovechar el momento sin más,
plantar y regar nuevos sentimientos
dejar el pensar que arruina vivir
forzar la alegría hasta sus raíces
hacer, para a la debilidad detener.

Me queda sonreír y agradecer
sentir cuanto bueno me acompaña
si del insuficiente valor se empaña
mirar a quienes la desgracia pasar
y sentir latir el corazón su compás.

Me queda el amor por ofrecer
la salud que conmigo se abraza
la tristeza cuya alegría necesita
el tiempo que dejo y que pruebo
la expresión escrita de la vida.

Rosa Mª Villalta Ballester

AGOSTO



(fotografia de mi autoría)

Agosto es testigo de mi ausencia,
las calles descansan, casi desiertas.
No hay prisas, ni salidas ni entradas;
allá donde voy, sin esperas estoy.
Ya se derrite este incesante verano
ya se puede recordar cómo inició.
Y la vida continúa, con otra estación,
con otros deseos o insatisfacción.
Agosto quema sus últimos cartuchos
y yo mis últimas horas de una etapa
que cierro para pasar otra página
en esta vida que todavía me abraza.


Rosa Mª Villalta Ballester.




sábado, 24 de agosto de 2019

OTRO AMANECER

He tenido que realizar una parada en este mi viaje. Necesito pensar en cómo continuar cuando lo único que deseo y necesito es desaparecer.  Cada momento me siento no pertenecer a ninguna parte, simplemente dejo pasar mis días porque existo.
Nada me lleva a sentir que formo parte de, solo la tristeza y la soledad me acompañan y las palabras superfluas me dañan.

Intento e intento sin ninguna recompensa. Otro nuevo amanecer y otro día que soportar.
El vacío me pesa, la indiferencia y la ausencia de compañía se hacen una pesada carga insoportable.

Ojalá pudiera cambiar este sentir, este pensar.

Ojalá pudiera dejar de existir ya.

Rosa M. Villalta Ballester.

domingo, 11 de agosto de 2019

SOLITUD



Lejos de encontrarme en compañía,
me siento completamente en soledad.
Cerca de hallar en mí la soledad,
encuentro a esa compañera ideal.
La soledad mi mejor y fiel amiga
la que ni me falla ni se enfada.

Rosa Mª Villalta Ballester

sábado, 10 de agosto de 2019

CONTRARIEDAD




De la misma manera que se tiene miedo
la valentía temerosamente lo derrota .
Y de la misma manera que se sabe la verdad
la mentira verdaderamente se ignora.

Rosa Mª Villalta Ballester

jueves, 8 de agosto de 2019

ESE SER EXTRAÑO



Soy alguien que camina sin parar
que dejó caminos sin huellas dejar
que miraba el horizonte sin pensar
que dejábase llevar como velero en el mar.
Soy persona que crece aprendiendo
que todavía lecciones ha de aprender
que aprende por los golpes de la vida
que no aprende lo que la vida le esconde.
Soy humana que en su corazón siente
que puede entender o no la realidad
que ha hecho o hará mal sin voluntad
que existe en este espacioso mundo
pero no siente pertenecer a ningún grupo.
Soy ese alguien, persona y humana
que en este planeta existe y está
pero como un bicho raro de la vida
que existe simplemente para estar.


Rosa Mª Villalta Ballester


domingo, 4 de agosto de 2019

A VECES



A veces, las palabras preciosas
son las que más duelen
a pesar de su hermosura
por máscaras que las engalanan.
A veces, los consejos sobran
cuando se refieren ligeros
y mudan interés pues dañan
mas sobran muchos aspectos
que paralizan por cuanto faltan.
A veces, la confianza es robada
la que sella para siempre y calla
la que ciega por tan incrédula
aquella que rompe y no repara
la que arrasa cualquier esperanza.
A veces, las apariencias engañan
cuando recibes de quien no crees
de quien esperas y nunca es
de quien piensas jamás entender
de quien entiende tu forma de ser.
Y a veces, ..., solo a veces, ...
la percepción nos ofusca y aparta,
el impulso a arrepentir señala
y la fuerza que no creemos tener
sale aumentada para poder creer.

Rosa Mª Villalta Ballester

jueves, 1 de agosto de 2019

CARTA A QUIEN INTENTA NO SER


A ti te escribo, a quien intenta no ser,
te recuerdo que ese tu pensar te inunda muchas veces, que algo te impulsa a dejar de ser, que tienes miedo, que nada te motiva o si algo te motiva lo ves tan imposible que tu impotencia te puede.
Te repites una y otra vez, "no pasa nada", "no pasa nada". Y no pasa y pasa.
Ahora empiezas a sentir la vida, a rozarla, a saber que es tuya y que tú mandas.
Siempre te has sentido extraña, sin pertenecer a ninguna parte, sin sentir los que tu igual expresaban y te has ido apartando, apartando, cerrando y has deseado dejar de estar, dejar de ser; y lo has intentado con toda la fuerza del impulso aunque siempre ha existido un algo que te ha paralizado.
Y ahora, de vez en cuando, aunque sean momentos determinados, sientes esa vida, sientes que tú mandas. Has acertado a probar que cuanto más le digas a tu coco que no pasa nada, que le digas cosas bonitas (¡cuántoooo cuesta!) mejor vas a sentirte en este mundo en el que todavía no encajas.
Y has aprendido que solo el canto de un pájaro te emociona, que rozar tu mano te eriza, que todo es nuevo aunque tú no lo seas.
Que de nada sirven esos buenos consejos de alguien que no vive y siente lo que a ti te ocurre (y los hay los) aunque tú veas que nadie es como tú.
Que el "pásalo bien", "no pienses eso", "haz", cuando lo que en realidad precisas en salir, escapar de este mundo que te apresa y del que no sientes formar parte.
Hasta que, tras en principio obligarte a pensar cosas buenas, aquello que a ti te gusta, aquello que te agrada, se va haciendo rutina o casi (la dura realidad muchas veces lo interrumpe).

Pero has podido comprobar que eres tu dueña, es tu vida, eres tú quien está ahí. Pues aun en el caso de tener pareja, familia, amigos, ..., si no te tienes a ti misma, dejas de ser tú. Y depender emocionalmente de alguien ... es realmente nefasto. Ahora has de aprender a vivir emocionalmente contigo y aceptarte (también quererte pero como es algo harto difícil ... mejor algún día me lo expresas). Ya sé,  quererse un mismo en la base. 

Y continúa tu camino, el que comenzaste de nuevo a hacer. A tu ritmo, a tu aire. No te compares con nadie que ese es tu error. Cada cual es como es y tiene sus propias circunstancias.

Y estate alerta ante los momentos oscuros y turbados. Sobre todo, no te compares. Sé tú.

Rosa Mª Villalta Ballester

lunes, 29 de julio de 2019

¿POLITICA?




A ustedes con respeto

que juegan con la realidad
tengan claro que no ganan
ni tampoco hacen ganar.
Si en lugar de los sillones
y palabras que vienen y van,
si en lugar del primer puesto
hubiera necesaria humildad,
si el gobernar no se pagara
y se pagara por cada mejorar,
pocas voces ya se oirían
en pos de ese sillón tomar,
pocas o nadie gobernaría
por y para el país avanzar.
Cuando no existe cordura
y se piensa más en ganar,
cuando ya no hay política,
ni idea ni qué deliberar,
cuando lo único que importa
no es la gente sino llegar,
cuando el todo y lo mío
ejerce sobre todo lo demás,
¡qué mas dan las elecciones
cuando se vota en libertad
y la única libertad ciega
es pactar sin elección dar!
¿Dónde están esas ideas
que una izquierda conlleva?
¿Acaso hay ideas políticas,
ideales que se defiendan?
¿Es políticamente correcto
tanto tiempo sin gobierno
o es correctamente falso
que la política ha quebrado?
La única y política realidad
se halla en un país perdido
que ya no entiende de ideas
sino de unos ideales perdidos,
de ideas que nada pretenden
mas que sacar buen partido.
Quizás en tiempo cercano
los robots tendrán escaño
pues ya no existe razón
que lo haga nada lejano.
Así que mejor no jueguen
porque no saldrán ganando
ni ustedes tendrán gobierno
ni el gobierno será robado.

Rosa Mª Villalta Ballester

domingo, 28 de julio de 2019

HOY TE DIGO ADIÓS



Hoy te digo adiós,
porque hoy dejo ser quien fui,
porque rompo moldes del ayer,
porque deseo cuanto no deseé,
porque no obedezco, crezco.

Hoy te digo adiós,
a quien quiso tocar el cielo,
a quien se estrelló sin estrellas,
a quien erró y nada aprendió,
a quien nada quiso y se quejó.

Hoy te digo adiós,
ya nada hay que me retenga,
ya solo cuenta mi decisión,
ya puedo abrir la puerta
y aprovechar toda ocasión.

Hoy te digo adiós,
te digo adiós desde la rabia,
desde el dolor y el corazón,
porque no deseo mi vuelta,
porque esto no es una ilusión.

Hoy te digo adiós,
no dejo ni siquiera un recuerdo,
ni huella, ni rastro, ni emoción.
Adiós a quien vivió existiendo,
a quien existió sobreviviendo.

Rosa Mª Villalta Ballester

viernes, 26 de julio de 2019

ESENCIA



Cuando la realidad oprime,
cuando la calma no es calma,
cuando el tiempo no pasa,
cuando olvidar nada sacia,
cuando la vida es solo tuya,
¡dale placer a ese tu cuerpo!



Cuando la duda ya pasa,
cuando el momento abrasa,
cuando la mentira cruje,
cuando el dolor es llama,
cuando la vida es tormento,
¡dale placer a ese tu cuerpo!



Cuando el interés se pierde,
cuando la ofensa resplandece,
cuando el desánimo arrasa,
cuando la voluntad es lejana,
cuando el amor no aparece,
¡dale placer a ese tu cuerpo!



Si la pasión no tiene límites,
si nadie hay a quien dañes,
si eres tu único sustento,
si contigo está tu satisfacer,
si puedes ganar y no perder,
¡deja a tu ser sentir y hacer!
¡deja ser a la esencia florecer!

Rosa Mª Villalta Ballester

miércoles, 24 de julio de 2019

CARTA ABSURDA



A ti, soledad y aislamiento inoportuno,
siempre me has acompañado y siempre lo harás; y eso que te he sentido y siento aun estando en compañía.
Es difícil describir qué se siente ante tan prolongado estar; ante la incomodidad de ausencia de comunicación; ante no poder contar con alguien que te haga sentir parte de esta humanidad.
Es desagradable tu perenne presencia, sentir que estás, que eres un ser humano pero nada más; es nada adecuado saberte a ti mismo día a día, momento a momento, pues no es algo elegido. Aunque también es saludable dejar ir, no imponer, apartarse cuando sientes que no eres aceptado.
Aprendes a estar a solas, lo asumes, hasta llegas a pensar que es la mejor manera de estar; pero hay algo que no se puede controlar y son las sensaciones, que desatan ira, envidia, celos, ..., deseo. Y continúas en ese tu aislamiento nada elegido. Y choca inmensamente con la realidad que tienes. 
Y sientes, y deseas, y nada puedes hacer al respecto.
Y mejor no pensar pues tan solo puedes percibir que eres un ser extraño, raro, que no eres de este planeta. Pero estás. Y eres. Y sientes. Y deseas.
Y te disfrazas para un trabajo realizar con personas con las que estar. Personas que simplemente saludan y con las que intercambias lo justo que el trabajo conlleva.
Y vuelves a casa. Y sientes el vacío de un ser que solo es. Y te preguntas sin encontrar respuestas. Y piensas, sientes, deseas ...
Es un estar absurdo, un pasar; igual te sumerges con una novela, una noticia, un poema, ..., letras, ...; tal vez música; pero no una persona que te abrace, una boca que te bese, unos dedos que te sacien tanta sensación.

Absurdo, pasar sin rastro dejar; absurdo sentir que existes pero no vives. Existir, que no vivir; callar que no ignorar; asumir que no aceptar.

Rosa Mª Villalta Ballester

martes, 23 de julio de 2019

SIN ENGAÑOS



He querido ser fuerte, hacer del malestar pasado;
he querido olvidar, pasar página y comenzar.
He querido sobrepasar límites, ir más allá;
dejar de hacer lo que hice, ser diferente yo.
Y he vuelto a fracasar, me he vuelto a estampar.

¡Que no me cuenten que hay que probar,
que no me ilusionen con que se puede cambiar!
¡Que no me alejen de algo que siempre estará!
Hay límites, barreras, fronteras para no pasar.
Hay que asumir el destino sin esperar nada más.
Hay que admitir que la fantasía jamás es real.


Rosa Mª Villalta Ballester.